Los mejores vinos para disfrutar en las fiestas


Se acercan las fiestas de Navidad y Año Nuevo y con ellas, la necesidad de diseñar un menú acorde: desde el buffet frío, pasando por el clásico "asadito" y el lechón, hasta el pan dulce y las frutas secas. Cualquiera sea la opción elegida, una forma de disfrutar mejor de tantas delicias, es ir cambiando el vino de acuerdo a los diferentes sabores. Para recibir a nuestros invitados, una idea divertida es empezar con un trago frutado en base a Malamado. Sugiero la Caipiamada, rica y fácil de realizar: en un vaso old fashioned (el típico vaso de whisky) aplastar 4 gajos de limón sutil con 2 cucharadas de azúcar y una cucharada colmada de frutos rojos; luego llenar el vaso con hielo roto y agregar 2 ½ onzas de Malamado Malbec. Batir enérgicamente con la coctelera y está lista nuestra Caipiamada, refrescante y ligera.

Si se prefiere un aperitivo amargo, los paladares más clásicos disfrutarán del Malamado Tonic. Es sumamente fácil de preparar con Malamado Extra Dry, agua tónica y un toque de limón.

No olvidemos que el Clericó también tiene sus fanáticos. Para preparar uno de buena calidad y evitar molestos dolores de cabeza al día siguiente, sugiero usar el Santa Julia Chenin Dulce bien frío y las frutas que más les gusten. Cuanto más variedad, mucho mejor.

Si elegimos empezar la comida con un buffet frío, un vino que nunca falla es el rosado, ya que combina maravillosamente con distintos tipos de sabores, sobre todo si predominan los agridulces, las carnes magras y variedad de fiambres y ensaladas. Podemos optar por una versión tranquila (Santa Julia Syrah Rosé) o por un espumante (Santa Julia Brut Rosé).

Ya con las carnes podemos pasar a un tinto y allí la elección dependerá del tipo de cocción y del tenor graso del corte seleccionado. Con cortes magros conviene elegir un tinto ligero y frutado (cualquiera de la línea Santa Julia queda muy bien). Con partes más grasas, cocciones prolongadas y/o muy condimentadas, lo ideal es un tinto con cuerpo y estructura: cualquier tinto de Santa Julia Reserva, Alambrado o Santa Julia Magna debería quedar muy bien.

Al momento del postre, se impone un vino dulce. Si estamos en presencia de chocolate negro, nuestro Malamado Malbec es la mejor opción. Si por el contrario, el postre es ligero, frutado y con un toque cítrico, el Santa Julia Tardío queda perfecto y nos refrescará el paladar antes del brindis.

Al llegar la medianoche, brindemos con un buen espumante, que refresque y dé alegría (Santa Julia Brut Nature), el cual también permite acompañar pan dulce y frutas secas.

Vale una aclaración: en estas latitudes, donde el calor suele estar presente en estas fechas, cuidar muy bien la temperatura a la que servimos los vinos: espumantes y blancos dulces entre 5° y 8°; blancos y rosados entre 8° y 12°; tintos entre 16° y 18°; tintos fortificados a 15°. Un buen tip es tener a mano algunas frapperas con 3 partes de agua y 1 de hielo, o bien una heladerita portátil muy bien provista.

Salud y muchas felicidades para todos!


LAURA SOTELO
JEFA DE SOMMELIER BODEGA FAMILIA ZUCCARDI
VOLVER